top of page

Primeros pasos del Camino de Inverno. Los primeros 35 Km. que discurren por tierras de Castilla-León

Actualizado: 20 dic 2022

Descripción detallada de la etapa Ponferrada-Puente de Domingo Florez, publicada por Aitana Brusa en Infobierzo el 08/12/2022

El Camino que nace en Ponferrada:


El Camino de Invierno es una ruta de peregrinación a Santiago por la que optaban muchos peregrinos, sobre todo en la época invernal, para evitar encontrarse con el dificultoso paso de las cumbres nevadas del Cebreiro. Recorre enclaves como el monte Pajariel, a cuyas faldas nace desde la propia ruta del Francés, en el Puente Boeza. Sigue por hitos del Bierzo como Cornatel, Las Médulas, y accede a Galicia por la Ribera Sacra, siguiendo el curso de los cañones del río Sil.

En el siglo XVIII se produjo un fenómeno de enfriamiento al que los científicos se refieren como pequeña glaciación, provocando temperaturas tan bajas que algunas áreas atravesadas por el Camino Francés se volvieron particularmente intransitables. Conservamos un testimonio de excepción de uno de los peregrinos que recorrieron el Camino de Invierno en tiempos de la pequeña glaciación: el italiano Buenafe de Vanti.


Cuando el caminante quiere avanzar desde Ponferrada, antesala de las tierras gallegas, se le presentan dos opciones para continuar hasta la tumba del Apóstol: una, seguir de frente, por el Camino Francés; otra, desviándose a la izquierda, por el Camino de Invierno. Este último, sigue, prácticamente, el cauce natural que mara el río Sil, por unas cotas más bajas del terreno, convirtiéndolo en un camino natural de comunicación entre Galicia y la meseta castellano-leonesa.

Una ruta que fue seguida por los diferentes pueblos a lo largo de la historia, desde los romanos a las tropas napoleónicas francesas, para hacer sus incursiones en tierras gallegas así como la elegida para el primer trazado ferroviario que comunicó la Meseta con Galicia. La línea Palencia-A Coruña, inaugurada en 1883.


Descripción detallada de 7 tramos entre Ponferrada y Puente de Domingo Florez

1.- Puente Boeza- Toral de Merayo (5,5 kms)

En Ponferrada, en la avenida del Castillo, hay que localizar una rotonda con un “cruceiro”, donde aparece la figura tallada de Santiago Peregrino. Se cogerá la calle de la izquierda, que muestra un mojón con la señalización de Camino de Invierno, para cruzar el puente sobre el río Boeza, del siglo XVIII, aunque algunos apuntan a un origen romano. Entramos en el barrio de lo que fue el burgo Boeza y seguimos por la margen izquierda del río que, a escasos metros, mezclará sus aguas con las del río Sil.

En un suave ascenso, bordeando el monte Pajariel, podemos contemplar, la ciudad ponferradina, a nuestra derecha, mientras que al frente, se ofrece un amplio bosque de chopos, entre los que se pierden las aguas del río Sil.

Pasamos por un trecho encajonado del camino, conocido por el “Calellón” y llegamos a Toral de Merayo, en cuyos fértiles campos florecen numerosos árboles frutales, como los nogales, almendros y cerezos.

Tras cruzar el hermoso puente medieval sobre el río Valvueza (Oza) que separa, de un lado Toral y del otro Merayo, se llega a la plaza del Cristo, donde hay una ermita cuya advocación a Cristo le da nombre a la plaza.


2.- Toral de Merayo- Priaranza del Bierzo (5 kms)

Salimos de Toral de Merayo por la calle Viña Val que nos lleva a la carretera que conduce a Rimor. Torcemos a la izquierda y a unos 100 metros se coge a la derecha por camino de tierra que inicia un fuerte ascenso entre plantíos de cerezos y viñedos. Desde el alto ya se divisa el lugar de Villalibre de la Jurisdición al frente, mientras a nuestra espalda queda una amplia panoramica de la ciudad ponferadina y monte Pajariel.

En un suave descenso nos conduce al centro del pueblo con la iglesia de San Juan Bautista y la ermita de la Vera Cruz, del s. XVII, desembocando en la antigua carretera nacional 536 que cruzamos para coger a la derecha el camino que ya nos introduce en Priaranza del Bierzo.

La entrada se hace por la calle del Corro que nos lleva a una pequeña plaza con fuente donde poder saciar nuestra sed. El Camino sigue de frente, pero a la izquierda sube una bonita calle empinada, jalonada de antiguas casas tradicionales con hermosas balconadas de madera y la iglesia parroquial que conduce hacia la carretera 536 donde se levanta la Casa Consistorial.


3.- Priaranza del Bierzo – Santalla ( 2 kms)

Se sale de Priaranza por la calle Real, que también muestra las hermosas balconadas de madera, cruza la zona denominada la Reguera de Priaranza, para iniciar un pequeño ascenso, entre viñedos, que nos vuelve conducir a la carretera N-536. Una espectacular panorámica de todo el valle del Bierzo se nos ofrece desde este alto denominado Mirador de Santalla. Enfrente, las Barrancas que con sus extrañas formas de color rojizo son vestigios de la antigua explotación aurífera romana.

A unos 50 metros entramos en la población de Santalla por la calle Triana para llegar a la plaza del Portal, dejando a la izquierda la antigua casa escuela transformada en local social. Continuamos por la calle Real, enmarcada por las típicas casas con balconadas de madera, tan típicas de esta zona, encontrando al final una fuente para poder refrescarnos.


4.- Santalla – Villavieja (3 kms)

A escasos 2 kms llegamos a la ermita de Nuestra Señora del Carmen. En este lugar, denominado río Ferreiros, se presentan dos opciones para seguir el camino hacia Borrenes. Una, la más corta y habitual, era seguir de frente por el Camino Real que cruza, actualmente, por una escombrera, que antaño no existía, llevándonos hacia el alto de Ferreiros.

La otra alternativa, sigue un espectacular de su recorrido, que conlleva un largo y duro ascenso hasta el lugar de Villavieja; pero las bellas vistas merecen este sacrificio. Es el llamado camino del Retorno, con sus caleros, que ofrece una desconocida e impresionante perspectiva del castillo de Cornatel, encaramado en el inaccesible peñasco, que desciende perpendicularmente al arroyo. Un auténtico vigía del camino.

Se llega a Villavieja, con su iglesia de Santiago, que alberga dos tallas de Santiago, Peregrino y Matamoros. Un pequeño núcleo que cuenta con un albergue municipal, y donde merece la pena hacer un descanso para contemplar algunas viejas y rehabilitadas construcciones.


5.- Villavieja- Borrenes (5,5 kms)

Desde Villavieja se sigue un camino de tierra que asciende durante unos 500 metros entre viejos castaños hacia el Castillo de Cornatel. Se recomienda subir hasta el alto de esta fortaleza medieval que con una amplia muralla almenada fue sede de los Templarios y del todopoderoso Conde de Lemos. El lugar ofrece unas impresionantes vistas del valle berciano.

La ruta sigue la carretera en un continuo descenso hasta el lugar de Borrenes, pasando por el alto de Ferreiros, donde se junta con la anterior alternativa que continúa descendiendo hasta Borrenes. Entra por la calle Campela, Reguera de Lamela, zona denominada Hospital de Arriba y Abajo, Reguera de Raego hasta la plaza, que tenía picota. Borrenes, un importante nudo de comunicación entre Castilla y Galicia. Tenía hospital para pobres y peregrinos, denominado de Nuestra Sra. De la Consolación, documentado, al menos desde 1582.


6.- Borrenes- Las Médulas (6,5 kms)

Se sale de Borrenes por la calle Coselinos, para coger por el Camino Real, hacia Las Médulas. Se cruza el arroyo Isorga por una pasarela de madera, siguiendo la zona denominada Brea, se cruza la carretera N-536, ascendiendo por camino de tierra, para volverla a encontrar, ya entrando en el núcleo de Las Médulas. A la derecha encontramos el Aula Arqueológica, y ya en el centro del pueblo, una fuente y lavadero.

El lugar obliga a una detenida visita para contemplar los vestigios que los romanos dejaron en la monumental explotación que realizaron, para extraer el apreciado oro. Las cuevas horadas para conseguir el mineral y los pináculos de tierra rojiza, surgidos del desplome de la montaña, emergiendo entre los verdosos castaños, ofrecen una estampa inigualable. Con toda razón ha merecido el distintivo de Patrimonio de la Humanidad.


7.- Las Médulas- Puente de Domingo Flórez (7,5 kms)

Desde la plaza, con fuente y lavadero, tenemos que desviarnos a la derecha, luego a la izquierda, nuevamente a la derecha y finalmente, llegando a una pequeña plaza con fuente y se coge a la izquierda enfilando el Camino Real, antigua calzada romana, que asciende suavemente, durante un pequeño tramo, al alto de Las Pedrices, desde donde se contempla una de las más hermosas panorámicas de las Médulas y muy poco conocida.

Desde este punto se inicia, durante unos 6 kms, un continuado descenso, pasando por el valle de Valdebría, hasta llegar al valle de Cabrera, donde se ubica Puente de Domingo

Flórez, entre los ríos Cabrera y Sil. El camino forestal y con escasa vegetación, permite contemplar la grandiosidad y sobrecogedora belleza de la zona montañosa.


Entramos en la villa cruzando la carretera LE-164 para seguir por la calle Real hacia la Plaza y continuar hacia el puente sobre el río Cabrera, que antiguamente se cruzaba para seguir hacia Galicia por la margen izquierda. Era la calzada romana que conducía hacia el Barco de Valdeorras, donde enlazaba con la vía XVIII, que unía Braca Augusta con Asturica Augusta.


El lugar de Puente de Domingo Flórez fue muy codiciado por los señores feudales, ante los beneficios que reportaban los derechos de portazgo, en este importante paso entre la tierra castellana y gallega.

Actualmente, para entrar en Galicia se ha tomado la decisión de señalizar y seguir, como mejor opción, la margen derecha del río Sil, para evitar el peligroso tráfico que ofrece la estrecha carretera N- 536, antigua calzada romana, que comunica Orense con Ponferrada. Fue la ruta que eligió el Padre Sarmiento, a su regreso de Galicia.



27 visualizaciones0 comentarios
bottom of page